¿Quién se atreverá?


Inicia el 2015 a tambor batiente. Las próximas elecciones de junio sin duda marcarán la agenda local y nacional. Se elegirán diputaciones locales, federales, alcaldías y, en algunas entidades, también gobernador. Territorios en pugna, en el marco de una renovación importante y cuyos resultados, de algún modo, configurarán las elecciones presidenciales en tres años.

No es para menos. La expectativa va de la mano con el grado de descomposición que atravesamos como país, como sociedad democrática (aunque en los hechos seamos antidemocráticos), como individuos sometidos al maremágnum de fatídicos acontecimientos ante la impasibilidad del Estado y la corrupción de todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos.

El año que culminó nos rebasó con creces. Y sin embargo, en un afán reflexivo, mucho tenemos que aprender de él. Año de velos caídos, de ensoñaciones rotas, de simulación atragantada. Bastaron tres meses –Ayotzinapa, desafortunado momento clave– para que el manto de simulación cayera y descubramos atónitos lo que hemos construido con nuestra pasividad, con nuestra indolencia y desdén por los demás. ¿Habrá sido suficiente?

A la medida. (Referencia de la imagen: http://www.contrainfo.com/5665/democracia/)

El impacto profundo de lo ocurrido en los últimos tres meses del 2014, donde la simulación de un Estado fuerte, capaz de proteger y organizar a la sociedad se vino abajo, llegó a los ojos, oídos y al alma de miles de mexicanos, incluyendo a aquellos que no tienen por costumbre leer el periódico, mirar la televisión o desvivirse en las redes sociales.

Porque el paradero de 42 estudiantes sigue siendo desconocido, porque no hay justicia por los muertos, porque las matanzas siguen ocurriendo en las diversas zonas calientes y corruptas del país, es que persiste un dejo de vulnerabilidad y desconfianza totales. No hay bálsamo para una realidad que diariamente se desborda y nos desborda. Por eso muchos prefieren encerrarse a esperar el fin del mundo, ya sea en un templo, un gabinete o en las redes sociales.

Aunado a todo esto atestiguamos cada vez con mayor veracidad el proceder de muchos políticos que se valen de un puesto de servicio público para enriquecerse desmedidamente. ¿Son los costos aceptados de un sistema democrático? ¿O es la desviación de un ideal que sucumbió ante la ambición?

Que existan Entidades Federativas como San Luis Potosí y Zacatecas donde los diputados se otorgaron hasta 90 días de salario ($300 mil pesos) por concepto de aguinaldo es sencillamente una obscenidad. “Así lo marca la Ley”, dicen, simulando también conocer y seguir la Ley, pero cerrando los ojos ante las paupérrimas prestaciones de miles de trabajadores.

Apenas hace unos días nuevamente atestiguamos el proceder de un diputado del D.F. a través de un audio donde de forma denigrante se dirigió a su esposa reclamando airadamente no haber concretado una licitación que le dejaría una ganancia de $600 mil pesos. Tan repetitivas han sido estas exhibiciones mediáticas y en redes sociales que ya ni siquiera alcanzan el nivel de escándalo como en alguna ocasión sucedió con René Bejarano.

En este contexto de desconfianza ante la figura de los diputados, senadores, magistrados, jueces, presidentes municipales, y demás funcionarios públicos, y ante la percepción de instituciones socavadas por el narcotráfico, como se hizo evidente en Iguala ¿de qué forma los nuevos candidatos saldrán a las calles para buscar los votos?

¿Quién de los candidatos se atreverá a ir más allá de las fórmulas cuantitativas, de estrategia geopolítica y movimiento territorial, de discursos mil veces dichos, que antes comprenda las cuestiones cualitativas en las que se encuentra hoy por hoy el ciudadano?

2015 puede ser un nuevo año de coyuntura y de beneficio social, pero también podría refrendarse el anquilosamiento que terminará por ahogarnos en nuestra propia desdicha. (POR ESTO!)

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s