Rescatar la palabra auténtica


René de la Nuez

René de la Nuez

De entre las diversas efemérides celebradas el 21 de marzo (el Día Mundial de la Poesía, el Benemérito Juárez, la primavera entrante y la más reciente, el Día de la Guayabera) resulta especial para mí el XXII Aniversario que cumple el periódico Por Esto!, ya que durante los últimos ocho años he tenido la oportunidad de colaborar y conocer muy de cerca esta otra vertiente del lenguaje y la escritura a través del periodismo.
Acudo emocionado al matutino convivio. Escuchar a Don Mario Menéndez Rodríguez, ya sea en público o en privado, es una de las pocas oportunidades para conocer anécdotas de la historia moderna de primera mano (ya se espera con anhelo sus memorias). Don Mario es indudablemente un personaje protagónico por su vínculo con sucesos trascendentales no sólo para México sino también para otros países latinoamericanos. De ahí que surgiera una “solidaridad auténtica internacional” al momento de fundarse Por Esto!
En el mensaje de Don Mario encontramos una evidente, real y humana preocupación porque se mantengan saludables los lazos de nuestra sociedad. De ahí su insistencia a la organización y a la unidad ciudadana, desechando de antemano la creencia de que sólo el gobierno puede velar por nosotros. “Cuadra por cuadra, manzana por manzana, hay que organizarnos”.
Comprendo así el compromiso y vocación de Don Mario Menéndez Rodríguez desde la trinchera del periodismo, esa última barrera para no caer en la barbarie, como señalara Paco Taibo II en una de sus novelas. El Director del Por Esto!, en su calidad de guía, parece prever un grado alarmante de descomposición social advirtiendo que “la crisis está aquí y se va a profundizar si no somos capaces de unirnos”.
Dicha unión, dicha transformación tiene que comenzar, asevera, en la partícula más elemental de la sociedad: la familia. Y es entonces que confirmamos el carácter humanista no sólo de su discurso sino de su labor periodística. Su empeño por ejercer un periodismo auténtico corresponde a un espíritu preocupado por los demás, “los problemas de uno –remarca– son los de todos”.
Nos seguimos sumergiendo en las palabras de Don Mario Menéndez, tan auténticas que al repensarlas, resuenan cargadas de múltiples significados. “Los problemas de uno son los de todos”. Esta perspectiva para encarar las complejidades de la vida en sociedad apunta en sentido contrario al solipsismo impuesto por la dinámica actual de nuestra cultura que parece empujar al individuo a la falsa creencia de que nos encontramos solos en el mundo. No hay peor crisis que la crisis de la desesperanza, acota el orador vestido de riguroso blanco.
Persiste un oleaje de ideas horas después de escucharlo. Cada quien tendrá la tarea de interpretar lo que se ha dicho. En lo personal, su convocatoria para que nos atrevamos a salir del conformismo, es la línea principal de su mensaje. En medio de este momento histórico donde se ha trivializado hasta la vida misma, atreverse a salir del ensimismamiento es sin duda la tarea más urgente.
Es decir, rescatar lo nuestro, las palabras, lo auténtico. Como sólo Don Mario.

2013-03-21 09.38.27

El Tradicional Desayuno del Por Esto! en sus 22 años

 

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=231382

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s