Desobediencia civil


Las recientes manifestaciones de jóvenes estudiantes son un acto de legítima desobediencia civil, curiosamente no contra los gobiernos en turno (ya que hay suficientes motivos) sino contra el cinismo de políticos y medios masivos de comunicación que tratan de imponer una manera de pensar, de actuar y de elegir. Se rebelan contra un sistema que ha producido políticos y funcionarios ineficaces desde el más alto nivel de gobierno, el Ejecutivo, dinámica a la que han contribuido el PRI y el PAN consecutivamente.

Hay un desacuerdo que comienza a generalizarse: el de no continuar con esta simulación democrática que sólo favorece a las élites políticas en el poder y sus círculos cercanos. Por eso van encausando esta desobediencia contra el candidato del PRI y el PVEM Enrique Peña Nieto.

 Desde esta perspectiva, las manifestaciones también pueden interpretarse como un reclamo directo a la misma sociedad que por inercia ha contribuido a esta crisis política. Me animo a pensar que incluso hay una exigencia clara que demanda la conformación de criterios más críticos y que no dependan exclusivamente de la información obtenida de los distintos medios, sino que se trate más bien de un acto de conciencia vivencial e histórica.

Si lo analizamos bien, los jóvenes estudiantes no nos están advirtiendo de sinsentidos o banalidades, y una clara muestra es que medios de comunicación masivos como Televisa y periódicos nacionales como Milenio –tal como hizo en un primer momento el Presidente del PRI, Joaquín Codwell– no han dejado de descalificar y minimizar dichas expresiones de descontento social.

Las élites políticas de México se vanaglorian de construir un país moderno, y sin embargo, claramente constatamos cómo ante cualquier señal de descontento social instauran un régimen de represión simulada. Si en el siglo XIX y XX los periódicos fungieron como la principal herramienta para deslegitimar detractores, hoy es a través de las cadenas de televisión abierta e internet que se realiza esta criminalización de la protesta.

Pero insisto, lo que llama la atención del movimiento #Yosoy132 es que no sea una protesta contra el gobierno panista de Felipe Calderón sino contra la maquinaria (por así decirlo) que hace del Estado una organización ineficaz para la sociedad. Es una desobediencia contra las causas que orquestan un gobierno de simulación, y que en los mismos términos del neoliberalismo (haciendo mofa, por supuesto), son poco “redituables” para la población.

Preocupa que estas movilizaciones sean percibidas por la opinión pública como una pérdida de tiempo o un simple alboroto estudiantil, cuando en realidad, su trascendencia ha sido tan contundente, que la agenda de campaña de todos los partidos políticos ha cambiado sustancialmente debido a ella. Preocupa porque es constante la tergiversación que tratan de imponer desde los medios masivos, como si la protesta en pleno siglo XXI fuera algo anacrónico, inoportuno y perteneciente al pasado.

Lo realidad es que la desobediencia civil es nuestro presente.

Para el sociólogo J. Habermas “la sociedad civil (en un Estado democrático de derecho) es una expresión normal de la madurez de su cultura política”. Me pregunto si realmente estamos transitando, como advirtió ayer en su artículo Ivi May, hacia un momento distinto al que se ha repetido en las últimas ocho décadas.

¿Existirá realmente una madurez en nuestra cultura política o se trata de una medida apremiante y necesaria el dirigirnos a un gobierno distinto al que hemos conocido con el PRI y el PAN? Por lo pronto, la desobediencia civil es una muestra legítima de inconformidad que en vez de alarmarnos absurdamente tendría que hacernos analizar desde lo muy personal e íntimo en qué contextos y circunstancias también nosotros hemos sido desobedientes.

Quizá ahí encontremos un punto de comprensión.

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s