Hacedores de obesos


¿Quiénes permitieron la proliferación de comercios que preponderan la venta de comida chatarra sobre la natural?

Todo nos incita a consumir de más. En el terreno de la salud pública es mentira que los gobiernos en turno, en cualquiera de sus niveles, estén preocupados por la alimentación de los mexicanos. A través de los permisos que expiden es posible esta sobreoferta de productos agresivos para la salud. No hay restricciones, sólo cuantiosas ganancias.

 El bombardeo es constante. La sociedad, en cada uno de sus eslabones ha sido condicionada a consumir. ¿Podemos afirmar que los altos índices de obesidad están relacionados con el sistema económico vigente? La probabilidad es alta, mejor dicho contundente. Basta con observar cómo todos los espacios públicos están copados por publicidad de comida chatarra. Propaganda, sin duda, hacedora de gordos.

 La disposición de los productos en centros comerciales y tiendas de abarrotes también indican que hay una preferencia por lo comercial sobre lo saludable. De hecho en los supermercados y grandes almacenes lo primero que vemos son los artículos electrónicos o ropa con grandes letreros que advierten pagos cómodos y fáciles. Hasta atrás encontramos el departamento de verduras y, como siempre, el bombardeo incesante de comida chatarra: en los exhibidores de las cajas de pago sólo encontramos dulces de todo tipo, chocolates, botanas y refrescos.

¿Qué sucedería si al abrirse las puertas automáticas de un supermercado lo primero que viéramos fueran mesas de verduras? ¿Qué sucedería si en las cajas de pago en vez de dulces, frutas de la temporada? En vez de regresar a casa tragando unas papas fritas quizá estaríamos alimentándonos con un racimo de uvas, fresas o una pera.

Todas las cadenas de supermercados en México, con la anuencia de las diferentes instancias de gobierno, contribuyen con su lógica comercial a la creación de hábitos alimenticios poco saludables. Lo mismo sucede en las tiendas de abarrotes donde la organización de los exhibidores depende principalmente de los proveedores, como las marcas refresqueras que demandan los espacios más visibles.

¿En qué derivarán los comercios ante esta avalancha de comida industrial? El ejemplo más cercano es la cadena nacional de Oxxos. Quizá sólo un 10% del espacio en cada establecimiento está destinado a vender alimentos naturales. El resto es una combinación de comida chatarra, bebidas alcohólicas y en ocasiones comida rápida: hotdogs, pizzas, hamburguesas y todo lo que un microondas pueda calentar.

Es una incongruencia que los gobiernos enarbolen la bandera de la salud. Es una falacia que exista una preocupación real por los miles de estudiantes que diariamente están expuestos a campañas de publicidad de productos inútiles. El mismo modo de vida, la carestía de los sueldos, obliga a que se recurra a alimentos industriales o de elaboración rápida.

 ¿Se piensa en la afectación colateral de esto? No sólo proliferan los obesos en el país, sino que las cosechas son menos redituables: ya no se consumen frutas, verduras, hortalizas. El ritmo de vida cambió e impuso una falsa dinámica de supervivencia. ¿Se come ahora para sobrevivir? Lo que está al alcance directo de nosotros, comida industrial, nos mata. Comemos y nos estamos matando sin saber.

 No nos vayamos por la tangente. No estoy diciendo que los gobiernos o los supermercados sean culpables. Más bien hay una responsabilidad en ellos que no se puede ignorar. Pero a cambio nadie parece importarle que los mismos que imponen un modo peligroso de vida sean los primeros en advertir que en el país hay muchos obesos.

Eso es cinismo, no conmiseración.

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s