Siguiendo el rastro de la infamia


Al Juarismi

Todo se trató de una confusión

Estudiantes del nivel medio superior de casi toda América Latina no pudieron contener la algarabía. La noticia corrió como pólvora. El presidente de los Estados Unidos, su principal perseguidor, lo anunciaba con bombo y platillo por la tele, transmisión que dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Sí, tenía que ser el mismo que ilustraba ese libro maldito de la prepa, ese de incógnitas y operaciones aritméticas que, además, –sin duda un barbaján– hizo tronar a miles de educandos. La esperanza latía: Baldor había muerto.

Pero la celebración duró poco, o más bien, casi nada. Una confusión por partida doble, muy común en los estudiantes (inserte aquí el adjetivo que desee) de hoy. El muerto, como luego seguramente supieron, fue otro, “el enemigo número uno de EU” Osama bin Laden; y bueno, esto quizá nunca lo sabrán, pero el que aparece en la portada del libro de Álgebra no se llama Baldor, sino Al Juarismi, un astrónomo persa que inspiró al autor del libro, el matemático cubano Aurelio Baldor. Un hecho concreto: el Álgebra, verdadero terror de los estudiantes, con o sin él, seguramente seguirá hasta el fin del mundo.

Se continúa especulando, sin embargo, sobre lo otro. Osama bin Laden y su muerte –esa sí– llena de incógnitas. Ya mucho se ha hablado. No abundaremos más en lo mismo pensando sobre todo en aquellos lectores exigentes que seguro buscan cosas nuevas. Dos intentos: 1) bin Laden no murió y se refugió en el Oriente (no pensemos en Valladolid, por favor sino en ese otro Oriente, el lejano, el teorizado, el de los miedos y rencores históricos); y 2) Osama ya había muerto, siempre en manos de los marines, pero es hasta ahora que por razones de timing EU lo muestra, es decir trofeo político.

De antemano desechemos la primera hipótesis, no hay duda que bin Sala din está muerto. La segunda, en cambio, ofrece datos interesantes. No nos centremos en saber si Osama murió meses, semanas o días antes del 1 de mayo. Lo relevante en las declaraciones de Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán, es el término “propaganda electoral” que echa por debajo cualquier orgullo norteamericano.

“Misión cumplida” dice Obama, aún cuando se sabe que Alkaeda, como cualquier organización terrorista, por su naturaleza, no depende de un solo dirigente. La muerte de bin Laden, incluso, quizá desagravió momentáneamente a los deudos de las víctimas del 9/11. Pero el dolor persiste, porque la muerte y la pérdida de un ser querido va más allá de estas cosas. Y a pesar de las incongruencias de todo este montaje, el objetivo se logró en la medida que el nivel de aceptación del Presidente Obama sigue incrementándose.

Es el mismo juego sucio que vemos a diario cerca de nosotros a escala. Son estos golpes mediáticos que tanto seguirán surtiendo efecto hasta que no se ponga un alto (¿cómo?). El más reciente: la acusación contra el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn (posible candidato presidenciable) por presunto abuso sexual, seguido del anuncio de que la esposa del mandatario francés, Nicolas Sarkozy, está esperando un hijo.

Discursivamente son los opuestos: Strauss-Kahn y el abuso físico, lo ilegitimo y fuera de ley, por ende condenable. Sarkozy, en cambio, lo socialmente aceptado, la familia que crece. ¿Seguimos creyendo en el azar cuando de luchar por el poder se trata?

Si en verdad el gobierno estadunidense estuviera comprometido con las sociedades del mundo otra sería la situación. La infamia del golpe mediático sigue siendo un fuerte capital para los políticos que hablan de nuevas formas de gobernar, aunque en el fondo sigan con los usos y prácticas que ha permitido la preservación del poder.

El segundo en la lista de los más buscados es “El chapo”. El segundo tanto por su poder económico como por sus contactos alrededor del mundo, contactos que incluso lo vincularon con Alkaeda. De ahí el lugar que ocupa. Tema vedado mientras siga entreteniendo al presidente mexicano, Felipe Calderón, o hasta que llegue el momento de utilizarlo.

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s