Falsificación


My fake plastic love…

 

Permea un cinismo exasperado en la sociedad, es decir, un cinismo de lo cínico. Cuando el gobierno del último Bush decidió atacar Irak, lo hizo con plena convicción de que en ese país no había armas biológicas y de alto poder destructivo, pero sobre todo, de que el terrorismo no habitaba necesariamente en esa parte del mundo. Y no era precisamente un secreto que los dividendos económicos de una avanzada militar serían, como en cualquier guerra, un negocio que valía la pena emprender.

Vimos, entonces, a Bush hijo ante las cámaras de televisión de todo el mundo, justificando la incursión militar. Un mal necesario, un deber como nación… y vimos también a algunos países aliarse a la ficticia causa, y a millones de personas que, todavía conmovidas por los sucesos de aquel 11 de septiembre épico, prefirieron guardar silencio ante el cinismo.

La realidad fue ficcionalizada dotándola de elementos dramáticos. Y a pesar de que había pleno conocimiento de que todo se trataba de un montaje, nos dejamos envolver en la narración cotidiana de la nueva guerra, todo, a través de reporteros, boletines y prensa en general. Al mismo tiempo el cinismo se fue asimilando a nuestra cotidiana conciencia. La guerra de Irak se convirtió en poco tiempo en un best seller de la realidad.

Cuando leemos una novela nos dejamos seducir por su relato, los personajes, los diálogos y las descripciones. Y si bien, algunas veces gozamos o disfrutamos esas historias, muy en el fondo sabemos que no son ciertas, que sólo son ficción. Creo que la sociedad ha llegado a un punto similar: miramos la realidad como un texto inventado, y si bien padecemos sus vericuetos dramáticos, algo en el fondo nos dice que todo no es más que una banal quimera. Y bueno, hay cosas quizás más importantes como encontrar el sustento diario, la supervivencia.

Ya todo parece estar dicho, y desde ahí, el descrédito a muchas cosas que lejos de ser llana ficción, a la larga hacen más pesados nuestros espíritus. Con esta conciencia de la falsedad y el cinismo, cada día nos enfrentamos a la realidad. Qué digo enfrentar, más bien la sobrellevamos. El amor falsificado, la política falsificada, la vida en pareja, la libertad… y otras tantas  que vivimos sin creerlas, porque en el fondo –sabemos–  nada es para siempre y puede ser reescrito una y otra vez al infinito. Pero a la larga, ¿no se sigue reescribiendo la vida desde los mismos referentes, desde la misma mezquindad que nos acompaña? Es decir, la misma historia pero contada de manera distinta.

¿Cómo escribir la vida sin esta conciencia de lo conocido? ¿Cómo dejar de ser el personaje de un autor que no conocemos? ¿En verdad alguien nos escribe? Es tan fácil seguir falsificándonos, seguir alimentando nuestros egos tratando de ser protagonistas del mundo que se vive. Y hacemos todo, lo que sea, por ser aceptados, por ser admitidos en una historia que sabemos no es nuestra, y que quizás ni nos gusta. Ese es el colmo del cinismo también, la resignación.

Nos hablan los políticos en la prensa, y a sabiendas (o sospecha) de lo que sus palabras esconden, formamos parte del juego, de la narración. Falsificados por ellos y por nosotros mismos, parece que estuviéramos esperando el punto final, las tres letras que pondrán fin a esta historia.

¿Qué tan falsificado ha amanecido hoy? ¿Qué tan falsificada se encuentra esta mañana cuando lee mientras otras historias se entretejen y destejen?

Cínica pasividad

Cínica pasividad.

Es diciembre. Otro final de capítulo se acerca. Sólo espero que algún día, en medio de esta cínica pasividad, la solapa del libro no nos caiga encima. Morir aplastados por la cobardía ha de ser el más cruel de los castigos.

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s