Instrucciones para comerse una papaya


Lo que el cronista escuchó al finalizar una exposición de frutas tropicales: ¡Lo mío es la papaya!

*

Fruto de los dioses, la papaya en los últimos tiempos es festín también de los mortales, copa refrescante en medio del desierto, fuente inagotable de la vida y el placer. Cuando la temperatura asciende hasta los límites de la locura, una rebanada de este fruto apacigua cualquier lengua sedienta de aventura, cualquier alma corrompida por el tedio. La papaya es el centro de gravedad donde la humanidad orbita.

*

De cabo a rabo la papaya se disfruta a cada palmo. Para saberla madura basta un toque de su aroma cazado al vuelo, o un rápido vistazo a su color parecido al fuego. Porque es la llama lo que en cada una de sus fibras habita, sus jugos son elixir de la concupiscencia. El paraíso, más que el infierno, debe tener forma de papaya.

*

La papaya –se lee en textos antiguos– no se come jamás con las manos. Una vez partida a la mitad prescinda de cubiertos, y más valdría rendirse de rodillas ante tal fruto divino. Utilice la lengua para apartar el cúmulo de centinelas que atrincherados, y codo a codo, intentan defender lo indefendible. Sin pensarlo dos veces, marque su territorio con un mordisco, luego otro. Contemple, entonces, la bondad del fuego hecho fruto, deje caer suavemente su mirada y acerque la nariz lo suficiente como para percibir cualquier textura. Entonces sí, luego de reconocer el terreno con el olfato, sumérjase en el océano frutal de la papaya.

*

Antes que pensar en uno mismo habría que comprender que las papayas han aceptado su destino de ser fruta, y por ende, de ser alimento de dioses y mortales. Cuando coma una papaya piense sólo en ella. Sólo en ella.

*

Usted no ha comido una papaya si sus jugos no le empapan el rostro entero. Usted no ha comido una papaya si al acabar muestra cualquier signo de satisfacción.

*

La gran diversidad de este fruto hoy permitiría el noble oficio de catador de papayas. Lo hay del vino. Apreciar las bondades de la pulpa, más que de un buen paladar, depende de una lengua vivaz y bien educada. Debería pensarse seriamente en una escuela para catar papayas.

*

Hablar de un dulce de papaya es una perversión culinaria bien aceptada socialmente. ¿Por qué no arriesgarse a combinarla con miel, menta u otros aderezos que estimulen el sabor? Si bien la papaya demuestra una gran bondad por sí sola, no está de más experimentar nuevas sensaciones: la cocina y sobre todo, la fina repostería de estos tiempos posmodernos, así lo exige.

*

No pierda la cabeza. Es cierto: cada papaya es única. Por eso tiene que disfrutarse como si fuera la última fruta del mundo. Su fugacidad, más allá del hambre y el deseo, nos obligan a tratarlas con afecto, pero no enloquezca, no pierda la cabeza, esto es fundamental. Entréguese únicamente a la dulzura y disfrute.

Anuncios

Un comentario en “Instrucciones para comerse una papaya

  1. gonzalo franco dijo:

    Hola, te saludo con mucho gusto porque a pesar de que ya no nos acompañas en la redacción, se te recuerda gratamente, pero no sólo eso.
    hace un tiempo veniste. en fin.
    sólo te escribo para decirte que ojalá sigas escribiendo con ese estilo tuyo directo, ameno. La verdad, no me gusta cuando escribes poesía, pero tus reflexiones y textos incisivos, críticos, son mis favoritos, te lo digo en serio.
    todos esos escritores dizque consagrados, como bestard (perdona mi ignorancia, pero no entiendo ninguno de sus pinches historias) casi a ninguno le hago caso. le ponen muchas ínfulas a sus textos, en cambio tú no escribes para que vean que escribiste, siento que escribes pensando mucho en los demás y a la vez te dejas llevar. El caso es que me gusta mucho cómo escribes compañero. En resumen. ME DAN GANAS DE LEER CUANDO SE QUE TU ESCRIBISTE, pero difícilmente cuando es otro. SALUDOS.

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s