El secreto de la biósfera de Sian Kaan


No había luz en kilómetros a la redonda. La luna no aparecía hasta las cuatro de la madrugada. La Kuki quería conocer el mundo apartándose de todo, hasta de su sombra; pero en realidad se trataba más de alejarse de la ciudad, de este “pueblo quieto” como la describiera alguna vez Chuck Ventura, El Avanzado, en los anales de este pétreo lugar donde sencillamente “no pasa nada”. Sí, La Kuki quería regresar a lo primitivo, esconderse del horror del asfalto, los cláxones y las cornetas, de la simpleza de los rayos de sol citadinos, de los desayunos calientes y los inodoros con azules aguas en remolino.

Lo primitivo. ¿Cómo volver al origen? Del vertical Homo erectus al Australopithecus en cuclillas: una cagada selvática, sí, eso seguramente sería volver a lo primitivo. La Kuki extiende sus níveas nalgas sobre la arena, aquella arena todavía fría de la madrugada que alguna vez Paul Gauguin también sintió pero en alguna isla perdida de la Polinesia mientras veía correr desnudos a los aborígenes y los sentimientos adquirían nuevas tonalidades que expresaría posteriormente sobre el lienzo. Juas, juas, juas… las pinceladas del pintor pringan a La Kuki quien absorto, no deja de imaginar cómo ha de ser un regreso a lo primitivo mientras observa el techo de su habitación con la ansiedad puesta sobre la marcha. De aquí no soy, se persuade.

Decidido e incandescente, busca las llaves del auto y toma la primera carretera que atraviesa la ciudad de Oriente a Poniente. No hay nada como perderse manejando en la total oscuridad buscando una playa que bien podría ser sólo un mito. Las olas. Las olas y la espuma. Las olas, la espuma y las ganas de mear. Corre La Kuki hacia las olas, entra al mar dando estrepitosas zancadas, sintiéndose libre y dejándose envolver por la marea que lo abraza, lo arrulla, lo amamanta y lo hace sentir un hijo pródigo de la madre naturaleza. Sólo así, acurrucado en la salinidad y entre el sargazo que lo arropa, entra en contacto con la tierra –sincronía cósmica– al dejar que su chorro de orina inunde los miedos y profundidades del océano.

Tiempo idílico: ni Eva, ni Adán, ni la Serpiente se sintieron tan plenos como La Kuki saltando desnudo mientras sus ropas, tendidas sobre las ramas de un árbol, dejaban atrás sus húmedos encuentros con el cosmos (lo primitivo! lo primitivo!) aquí, en Sian Kaan, donde nace el cielo. Adormecido por el ronroneo de los tábanos y la fogata, por el murmullo de la playa y una canción de cuna que un cangrejo tocó con una flauta y una sonaja, La Kuki extendió su sueño mirando el manto intergaláctico tejido de estrellas y de sueños. Aaaay, se escucha un suspiro.

No fue una huaya, ni un zaramullo, tampoco una guanábana ni un limón. Media manzana y un cigarro suplieron los wafles cotidianos, los hot cakes y el café con leche… El encuentro con lo primitivo se aproximaba a su clímax cuando de la arena comenzaron a brotar indudables pares en su eterna búsqueda. Entonces el baile, la música, el cha cha chá de los abrojos, un delfín que a lo lejos toca una trompeta, una ostra que sacude con extraordinario gusto las maracas mientras una golondrina toca con el pico un yambé hecho de palma.

¡Qué días de ventura, qué días jamás imaginados de placer! Llora el bandoneón mientras La Kuki, descarapelado y en pleno cambio de piel, recuerda su regreso al origen atrapado en las paredes de su cuarto: Sian Kaan de la metamorfosis, Sian Kaan de los olores del camping en el aire, y Sian Kaan con la tenue voz del misterioso “J” diciendo, casi suplicando: ya no ronques, Güey.

Anuncios

Un comentario en “El secreto de la biósfera de Sian Kaan

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s