Estilos de vida que matan


De la Maja desnuda a nuestros días la figura femenina ha tomado nuevos estereotipos. De aquella estética de caderas, muslos y senos desbordantes, hoy sólo breves cinturas y cuerpos herméticamente esbeltos. “Piernas de popotito” jamás volverá a ser vilipendiada pues esta nueva estética de la delgadez todo lo permite mientras no se toquen los terrenos de la carne flácida o del cachetito atrabancado.

Cajas de cereal, espectaculares, comerciales de tele y radio, por todos lados la insistencia de la delgadez, de la línea perfecta, del huesito saltado. Ahí van las top model sobre la pasarela en diminutos trajes y sus piernas tan largas y flacas, ahí el vaivén de sus hombros que de un lado a otro, parece que en cualquier momento el descalabro o la zozobra. Pero no es así. La sonrisa, el gesto y millones de mujeres que observan el prototipo, la nueva forma del ser femenino, el estilo de nuestros días.

De ahí que sean quejumbrosas ante la nobleza del panucho, la suculencia del huevo con longaniza o la sobriedad del lechón al horno. De ahí que ahora sólo prefieran la zanahoria rayada, mucha soya y apio de a montones. “Ser vegetariana o no ser”, reza la consigna y las tres carnes del puchero tiemblan ante la posibilidad del abandono.

Y como siempre, todo está permitido en aras de la estética y la salud mientras no se raye en la obsesión ni en el capricho. Porque cuando este no comer y el ejercicio excesivo por un cuerpo perfecto se vuelve tortuoso camino, las luces rojas de la anorexia y la bulimia se encienden, aunque muy pocas veces la gente se percate.

La anorexia y la bulimia nerviosa (Ana y Mía, como son llamadas “cariñosamente”) son graves trastornos de conducta que inciden en la alimentación y son mortales. La obsesión por mantenerse delgadas lleva a quienes padecen del trastorno a dejar de comer como en el caso de la anorexia, o a usar diuréticos, laxantes o a inducirse el vómito después de la comida, en el caso de la bulimia. Todo por no acumular kilitos de más.

A esto se le suma el uso decadente de las tecnologías. Bajo el lema “la anorexia y la bulimia no son enfermedades, son un estilo de vida” muchos blogs en internet promueven estos trastornos. En un blog a favor de la anorexia (o PRO-Ana, como también se les conoce) se dan más de 50 consejos para ocultar el trastorno así como un apartado de tips para la bulimia: “las cosas suaves como nieve salen muy fácil”. Y se dan instrucciones precisas para inducir el vómito.

De la misma manera, en la página electrónica de videos por internet Youtube encontramos videograbaciones con el título Thinspiration (Thin=delgado / inspiraton=inspiración) donde se muestran imágenes de mujeres muy delgadas pero sonrientes y en poses que expresan confianza y cotidianeidad.

Y el bombardeo sigue imparable en revistas, periódicos y programas televisivos. Actrices, cantantes y modelos, cada día más flacas. Imagino la desesperación de cientos de mujeres por alcanzar el “cuerpo perfecto”. Y mientras, del otro lado, los hombres mirando, lanzando uno que otro piropo ante la estilizada forma femenina, sin imaginar la desolación, sin suponer lo que por debajo de los 40 kilogramos acecha.

Manuel J. Tejada Loría

Lunes 31 de marzo, 2008

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s