Juguetería literaria


A unas cuantas horas de finalizar el año, la compañía Martell anunció el lanzamiento de su nueva línea de muñecos con el rostro de los escritores más representativos del país. “Si Shakira y Britney Spears tienen sus Barbies, por qué no los escritores que tanto han aportado a la humanidad”, argumentó el gerente comercial Ricardo Conrado León al presentar ante los medios los más de treinta personajes que conforman esta colección de lujo.
Millones de niños, jóvenes y adultos volverán a atiborrar los aparadores para adquirir los juguetes que además vienen en varios modelos. “Se intentó ofrecer originalidad conservando los rasgos distintivos de cada escritor”, dijo el conocido empresario mientras activaba uno de los juguetes. Ante la vista fisgona de los presentes, el muñeco comenzó a abrir y cerrar los ojos mientras se escuchaba “soy escritor, soy escritor… quiero una beca, quiero una beca”.

Previendo la fuerte demanda de estos muñecos las jornadas laborales de la fábrica se duplicaron, ya que según el jefe operativo de la misma, los muñecos “se hacen a mano y casi de manera artesanal”. Empleados de la fábrica, no obstante, manifestaron el orgullo de participar en tan noble proyecto: “Para nosotros, reproducir los rostros de tan insignes y gallardas personas no sólo representa un honor sino también una bendición. No tiene idea de lo que cada uno de nosotros siente cuando colocamos que el pelo mulixito, que la barbita a medio crecer, que la pancita bonachona, o los vestimos con su trajecito, su guayaberita o su pantaloncito beige”.
La campaña publicitaria de este producto incluirá desde vehículos con bocinas anunciado por las calles de barrios y suburbios hasta la aparición de estos rostros literarios en corcholatas de refrescos, bolsas de botanas, rollos de papel higiénico, cajas de leche y cigarros. También habrá botargas en los centros comerciales y en todos los cines –incluyendo las salas Very Important People– donde podrá verse un infomercial antes de cada película con duración aproximada de veinte minutos: “Nuestro objetivo es llegar a todos los consumidores culturales”.
En entrevista exclusiva para esta agencia, el gerente comercial nos adelantó que la segunda edición de estos juguetes saldrá bajo diversas temáticas. “Estamos seguros que los muñecos funcionarán en cualquier contexto que se les ponga. Por ejemplo, ahora cuando las mafias y el crimen organizado están de moda, es probable que hagamos algo parecido, o bien, situar a los escritores en una granja o incluso sobre la luna. Nuestro principal objetivo es dejar atrás a los ya conocidos Playmobil, por cierto, muy parecidos a los yucatecos”.
Algunos de los escritores presentes en la rueda de prensa –más bien todos– se mostraron satisfechos por el tributo que con estos muñecos se les hace. “Ya era momento de que nos reconocieran como los verdaderos literatos que somos: la palabra y sobre todo la historia están de nuestro lado”.
Al finalizar la presentación y con motivo de la Navidad, un grupo de duendes encabezados por la disidencia literaria del Uncle Charles engalanaron el evento con un musical que incluyó canciones de los 70´s. La colección de muñecos –se anunció– estará disponible mañana mismo en todas las jugueterías del país.
Una bella periodista alcanzó a preguntar por qué no se utilizan estos juguetes para la promoción de la lectura… Pero las copas de champagne ya chocaban en el aire, las risas de gozo y beneplácito ya cercenaban cualquier intento de respuesta.

Manuel J. Tejada Loría

28 de diciembre, 2009

Anuncios

¿Qué piensas? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s